Lo mejor de cada fruta según su color.

Lo mejor de cada fruta según su color.

El color de la refleja la diferencia en compuestos bioactivos y en los beneficios para la salud de las distintas frutas. Resulta llamativo que el color, tanto de la piel como de la (también de las ), sea una muestra de la presencia de pigmentos que, a su vez, son compuestos bioactivos.

¿Pera o manzana? ¿Un plátano para almorzar o dos mandarinas? ¿Un kiwi para desayunar o un zumo de naranja? ¿Un caqui de postre o un puñado de uvas? La riqueza y variedad nutritiva de las frutas en vitaminas, minerales y fibra, así como en compuestos fitoquímicos antioxidantes, sumado a la acción sinérgica de sus componentes, hace que las frutas sean insustituibles para llevar una dieta sana.Resulta llamativo que el color, tanto de la piel como de la pulpa (también de las verduras), sea una muestra de la presencia de pigmentos que, a su vez, son compuestos bioactivos (carotenoides, antocianidinas y flavonoides) que marcan diferencia en el valor añadido de las distintas clases de frutas, más allá de su aporte nutricional. Una reciente revisión firmada por investigadores holandeses revela que un mayor consumo de frutas y verduras de carne blanca (pera y manzana fueron las más consumidas) se asocia a una mayor reducción del riesgo de accidente cerebrovascular o ictus.

En la literatura científica hay estudios que utilizan diferentes características para clasificar las frutas y verduras. También buscan asociar a esta clasificación un beneficio fisiológico añadido al propio, que puede proporcionar la en general como grupo de alimentos por su valor nutricional. En la investigación dirigida por Linda Oude Griep, de la División de Nutrición Humana de la Universidad de Wageningen (Países Bajos), han empleado una manera novedosa de catalogar estos vegetales: según el color de la parte comestible, de la pulpa, que tiene relación con su capacidad antioxidante. Las frutas y verduras se clasificaron en cuatro grupos de colores:

Verde: verduras de la familia de las coles (coles, brócoli, coles de Bruselas…), espinacas, lechugas, judías verdes, pimiento verde y frutas como el melón y el kiwi.

Naranja-amarillo: (pomelo, naranja y mandarina), melón tipo cantalupo, melocotón, albaricoque y hortalizas como la zanahoria y la calabaza.

Rojo-morado: cerezas, uvas, fresas, bayas (moras, arándanos…) y verduras como remolacha roja, col lombarda, pimiento rojo, tomate, jugo de tomate y salsa de tomate.

Blanco: frutas como las manzanas y las peras (las más consumidas, en un 55% respecto al resto de frutas), además del plátano, y hortalizas y verduras que incluyen ajo, puerro, cebolla, endibias, pepino, setas y coliflor.

En esta cohorte prospectiva, en la que participaron 20.069 holandeses sanos entre 20 y 65 años, se detectó que un mayor consumo de frutas y verduras de carne blanca, en el transcurso de 10 años, se asocia de forma inversa con la incidencia de ictus total.

Esta publicación ha sido leída 81 veces!

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Pat Gio

PatGio.cl Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − dieciseis =